La enfermera viral

Mary Luz Salazar es auxiliar de enfermería, sin ítem. Su foto pedaleando bajo la lluvia la hizo famosa. Recibió el reconocimiento de la gente y muchos regalos, incluso la promesa de la ministra de Salud de un ítem

Autora: Dica Rodríguez

Desde que comenzó la cuarentena, hace casi 100 días, decidí evitar las noticias. Soy muy sensible, lloro por todo y por nada, y eso no le hace bien a nadie y en estos tiempos de coronavirus, las malas noticias son las que abundan; así que mejor lejos de ellas, lo más que se pueda.

Claro que evitar las noticias no es una tarea fácil cuando tenemos todo al alcance de la mano, en el famoso teléfono inteligente: diarios, canales de televisión y radios, además de los reportes de la gente que, gracias a las redes sociales y los diferentes grupos masivos, nos informan de todo, especialmente de lo que no llegan a captar los medios de comunicación tradicionales.

Ese fue el caso de la enfermera que se volvió viral cuando alguien, que ahora sabemos que se llama Neymar, captó el momento en que esta mujer vestida de blanco, cubriendo su cabello y con barbijo, pedaleaba bajo la lluvia en una calle anegada por la torrencial lluvia que cayó toda la noche en Santa Cruz.

Por el vestuario se podía notar que se trataba de personal de salud, y así es, se trata de una joven auxiliar de enfermería que trabaja en un centro de salud en el Plan 3.000 y que a esa hora regresaba a su casa después de cumplir un turno de 12 horas.

La foto, compartida por el ‘fotógrafo’ Neymar en un grupo de Facebook, recorrió las redes en un santiamén, y la gente comenzó a enviarle mensajes de felicitación a la –hasta el momento– joven desconocida que incluso en medio de semejante torrencial lluvia, estaba cumpliendo con su deber en la primera línea. Luego se supo que se trataba de Mary Luz Salazar, una joven que trabaja sin ítem y que gana Bs 3.981.

Las felicitaciones vinieron de todos lados, desde gente común, hasta la mismísima ministra de Salud que la llamó personalmente por teléfono y le ofreció un ítem como premio a su entrega. También aprovecharon las redes sociales el candidato a la presidencia, Luis Fernando Camacho, los periodistas más reconocidos del país y, por supuesto, los “influencers” que no perdieron la oportunidad de estar vigentes. 

Y es que no era para menos. Quizás muchos otros colegas suyos hacen lo mismo, pero la fotografía en el momento preciso la volvió famosa. Fue entrevistada y aprovechó para agradecer públicamente a quienes la habían felicitado durante todo el día y a Neymar, el joven comerciante que le tomó la foto.

Pero no fueron solo felicitaciones por las redes, una tienda de ropa le prometió vestirla durante un año, la llenaron de comida: pizza, charque, pollo… de lo que recuerdo que contó ella misma. Un gran regalo vino de una empresa automotriz: una moto que le servirá para trasladarse más cómodamente a su trabajo.

Imagino la felicidad de Mary Luz que quizás no pensó que hacer su trabajo, diligente y puntual –también confesado por ella en la entrevista en la tele–, un día la sorprendería con una recompensa como la que está recibiendo. 

Dentro de tantas malas noticias, ver que existe gente entregada a su trabajo, tan importante en estos tiempos de pandemia, me llenó el corazón y me hizo derramar unas lágrimas. 

Mostró en televisión y a nivel nacional, su cuarto ordenadito y limpio. Sencillo, como ella, que demostró su simpleza en cada respuesta de la entrevista que le hicieron. Mujer agradecida, creyente de Dios. Y me quedé pensando: ojalá no fuera solo Mary Luz la beneficiada, sino todos los trabajadores de salud que están en las mismas condiciones, pero que no tuvieron la suerte de que Neymar les tomara una foto y la compartiera. 

Seguro que Mary Luz compartió la comida con sus seres queridos, capaz que sobró bastante; ojalá quienes tuvieron el deseo de premiarla con lo que tenían a mano lo hicieran ordenadamente para que sea mejor aprovechado todo. Digo, bien podría seguir llegándole algo cada día. No lo pidió, lo digo yo porque, ¿quién no estaría feliz de recibir un regalo diario? Ella lo merece. Al final de cuentas nos dio una luz de esperanza en medio de esta cruel pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *