Qué difícil ser ella, la ahora exesposa de “LuisFer”

Su marido es figura pública. Ella no, y quizás no lo buscó ni lo quería, pero ahí estuvo. Ahora ya no lo está, y tal vez no lo estará más. Se separaron y fue noticia nacional

Autor: Dica Rodríguez

Maminga que debe ser difícil ser personaje público. Todos creen conocerte, se creen con derecho a hablar de vos y para vos. Incluso yo estoy aquí tecleando para referirme a un personaje que no eligió la vida pública, sino que le tocó la fama de costadito.
De la noche a la mañana, aunque pocos supieran su nombre completo, para bien o para mal, todos sabían de la existencia de la esposa, ahora ex, de Luis Fernando Camacho.
Él estaba en la arena pública desde hacía varios años, pero no tanto como cuando saltó a la palestra nacional como líder cívico de los cruceños y liberó a los bolivianos del gobierno de Evo Morales. Bueno, ya, no diré líder para que no se enojen los que aclaran que no lo es, sino que solo fue presidente del Comité pro Santa Cruz.
Como sea, el asunto hoy no pasa por él, aunque sí, pero de chanfle, porque al liderar la revolución de las pititas de octubre-noviembre de 2019, y luego postularse a la presidencia de Bolivia, ella, Gabriela Antelo, pasó a ocupar un lugar super visible, al que no solo no estaba acostumbrada, sino que al parecer no la hacía sentir del todo cómoda. O quizás, mantuvo un perfil bajo para permitirle a su esposo-líder-candidato, ser él el protagonista de su momento.
Supo aguantar que las mujeres enloquecidas por su marido, le gritaran “Camacho mi macho, haceme un muchacho”. Era broma, claro. Espero. Supongo.
Se la veía sonreír poco. Se la criticó en grupos privados de whatsapp precisamente por parecer poco amistosa. Imagino que entendía que eran gajes del oficio de su esposo. O quizás, inteligente ella, dejaba el asunto para conversarlo en casa, como corresponde.
Solo ellos saben lo que pasaba en su hogar, y a nadie más debería interesarle. Pero, una vez más ella tuvo que enfrentar el ojo público porque, su ahora ex esposo, decidió hacer pública su separación en una entrevista radial.
Muchas personas creen, y así lo manifestaron en redes sociales, que no debió hacerlo, que ese es un tema personal que no tenía por qué compartirlo en los medios de comunicación. Otros, por el contrario, creen y defienden el hecho de hacerlo de esa manera por ser él un personaje público, candidato además al sillón presidencial de Bolivia.
Pero qué difícil debe ser para ella ser el blanco de tantas miradas, de tantas lenguas afiladas, peor aún en un momento que no es fácil atravesar para ninguna persona. Porque, convengamos, por más que para muchos sea un alivio separarse de su pareja, no deja de ser un momento crítico en nuestras vidas.
La buena noticia dentro de todo esto parecía ser que, si no elige a otro personaje público como próxima pareja -no digo que lo hará, solo que es joven y tiene el derecho de enamorarse nuevamente-, saldría del ojo público. Pero resulta que es protagonista-víctima de las bromas que le juega su hija en Tik Tok. Son videos divertidos, que no pasarían a mayores si no se tratara de ella, la ex esposa de Luis Fernando Camacho, candidato a la presidencia de Bolivia.
Ya se dijo que está separada, capaz el divorcio saldrá sin mayores contratiempos, dejémosla vivir en paz, como una persona normal, madre de una adolescente divertida que, claro, como es su función, la hace renegar con sus ocurrencias.

Una respuesta

  1. La considero realmente cuantas cosas habrá tenido que pasar durante y luego de los 21 días de lucha, soportar calumnias, persecuciones o en pocas palabras estar en el ojo de huracán sin haberlo buscado y quedarse callada por proteger a su esposo, debe duro!!!
    Es de valientes no acomodarse al poder y de elegirse ella por encima del que dirán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *