Coronavirus

Los potros parecen en celo
Santa Cruz de la Sierra es un pandemónium. Las tranqueras fueron abiertas y los contagios se multiplican Autor: Rildo Barba Santa Cruz de la Sierra es un pandemónium. La verdad es que siempre lo fue, pero ahora lo es con mayor razón y no solo por el caos, ruido y griterío que hay en las calles y mercados, sino por el demonio invisible que nos acecha y que, a muchos,…
Salir, sin miedo a morir
Solo quienes ya superaron el virus podrían salir sin miedo a perder la vida por COVID-19. En la práctica, muchos planean retomar la vida social solo porque un decreto flexibilizó la cuarentena Autora: Claudia Siles Foto: El Deber Estamos en una nueva fase, la de flexibilizar la cuarentena. El transporte público podrá trabajar, las instituciones tienen más horas para abrir, los mercados también. Sucederá después de 110 días de confinamiento…
Pandemia de estupidez
El mundo está loco y con él, la gente. La culpa no es solo de la pandemia o del confinamiento, ya andábamos así desde hace mucho tiempo Autor: Rildo Barba Una vez escuché que lo único que faltaba en Santa Cruz era la elección de Miss Mocochinchi. Y sí, aparentemente, en el departamento habían concursos de belleza para todos los gustos y ‘necesidades’: los lecheros elegían a la Reina de…
Llegó la hora de dar un giro
La pandemia nos está mostrando su rostro más hostil y doloroso. La vida nos está diciendo que hay que aprender a hacer las cosas de manera diferente y que no hay que tener miedo a comenzar todo de nuevo Autora: Claudia Siles Nada será igual después de la pandemia. Un mundo distinto nos espera o, mejor dicho, ya se está gestando. Y no es para menos. Después de vivir encerrados…
Toca recalcular, y no solo teóricamente
En tiempos de pandemia debemos elegir a quien creer, no se sabe cuál es la verdad y posiblemente no vivamos para conocerla Autora: Dica Rodriguez Cuando una persona asume una responsabilidad –si es responsable, claro- hasta le quita el sueño no cumplirla. Eso me pasa, bueno, no hasta quitarme el sueño, pero sí, siento que estoy fallando por no escribir para el blog de periodistas que decidimos, entre todos los…
Malditos barbijos
Me agobia usarlos y me rehúso a verlos como una moda. Sé que son útiles, pero no como complementos del vestuario Autor: Rildo Barba Confieso que la señora alcaldesa interina (más alcaldesa que interina) no es santa de mi devoción; pero no es por esa antipatía que siento por ella que cuando la vi en televisión luciendo barbijos acordes a su vestuario se me pararon los pelos. Verde, rosadito, naranja,…
La enfermera viral
Mary Luz Salazar es auxiliar de enfermería, sin ítem. Su foto pedaleando bajo la lluvia la hizo famosa. Recibió el reconocimiento de la gente y muchos regalos, incluso la promesa de la ministra de Salud de un ítem Autora: Dica Rodríguez Desde que comenzó la cuarentena, hace casi 100 días, decidí evitar las noticias. Soy muy sensible, lloro por todo y por nada, y eso no le hace bien a…
Coronavirus agrava crisis de un pueblo enfermo
El descrédito político, caudillismo, racismo y regionalismo, entre otros males, tienen larga data en el país, y ahora están en efervescencia Autor: Adhemar Camacho Foto: eldeber.com.bo La virulencia del coronavirus deja enfermos y muertos que suman y siguen. La cuarentena de tres meses se cumple a medias, los médicos y enfermeras sufren y lloran impotentes porque el sistema de salud ha colapsado y el ciudadano, la razón de ser del…
La fe bloquea
Todo vale para protegerse del coronavirus, desde brebajes hasta… una tarjeta Autor: Rildo Barba El año pasado, un jipi me vendió en la calle una manilla roja con un ojo del mal, amuleto al que los turcos le llaman ‘espectacular’ (y la verdad es que me gusta más esa denominación). Ellos lo usan sobre sí, en los ingresos a sus casas, en los marcos de cada puerta… en fin, donde…
Un peligro seguir encerrados
Sabemos que estar tanto tiempo “guardados” en casa no es fácil, pero a algunas personas les está afectando más. Lo podría atribuir a hormonas alborotadas Autora: Dica Rodríguez Oficialmente, llevamos 12 semanas de cuarentena. Son 86 días en los que la gente responsable y consciente, se ha mantenido guardadinga en sus casas. Y parece que está causando su efecto, y no precisamente en el aplanamiento de la curva de infectados…